¿Por que usar la tierra en la construcción?

El uso de la tierra como material de construcción permite reducir significativamente nuestra huella ecológica, debido a que requiere muy poca energía en su elaboración y se encuentra casi siempre cerca al sitio de la construcción.

La arcilla tienen la capacidad de regular la humedad del ambiente y por lo tanto mantiene el porcentaje adentro de niveles sano para el ser humano, entre 40%-60%. Ambientes con mayor humedad resulta en resfriados, problemas de reumatismo etc. y ambientes con menor humedad resecan las mucosas produciendo deficiencias respiratorias e inmunológicas.

La arcilla es un buen agente de controlador de la humedad, lo que permite preservar materiales orgánicos como la paja, totora, mimbre, coligue, y cualquier fibra que queda cubierto de barro seco. Debido a esta propiedad es posible preservar madera de cualquier tipo y otros materiales de la construcción evitando el uso de productos químicos. Por ejemplo es posible controlar el olor a humedad y crecimiento de hongos de una casa humeda, armario, cocina o un baño incorporando superficies de barro.

Usamos el barro para conseguir eficiencia energética debido a su versatilidad de usos. Es posible convertirlo en un material aislante o de alta masa térmica.

El barro consigue como resultado un amplio espectro de terminaciones; tanto rústico como elegante.